¿Estás esperando un bebé o piensas encargarle uno a la cigüeña? Es importante planear algunas cosas con anticipación, como la ropa, la habitación, la cuna y, por supuesto, buscar el nombre perfecto para él o ella, pues encontrar el ideal puede ser una tarea titánica.

Muchas parejas no se meten en problemas y eligen el nombre de sus padres o el de ellos mismos, pero si no te gustan estas opciones, entonces las siguientes propuestas, que serán tendencia en 2021, te van a interesar.

Bebés acostados boca arriba en una cama con cobija a rayas blanca con negro

Abigail: De origen bíblico y significa “el padre se regocijó” o “alegría del padre”, que es una dulce conexión para una nueva familia.

Adrián: Significa “mar” y tiene orígenes franceses. Su variante femenina es Adriana.

Aiden: Significa “ardiente” y se deriva del irlandés.

Alexander / Alejandro: Significa “defensor de los hombres” y tiene raíces griegas.

 Amelia: De origen alemán, significa “trabajadora”.

Aria: En hebreo significa “leona”; en italiano significa “melodía” o “canción”; en su versión proveniente del sánscrito, donde se escribía Arya, significa “honorable, noble, veraz”.

Ava: Es un nombre de origen hebreo que significa “la que da vida”, también hay culturas que lo relacionan con “ave” y según los persas significa “sonido” o “voz”.

Benjamín: Significa “hijo de mi mano derecha” y tiene raíces hebreas.

Camila: Es un nombre de pila femenino proveniente del masculino ‘Camillus’, originario del latín que significa “aquella que está frente a Dios” o “aquella que presenta sacrificios”.

Charlotte: Su significado es de origen francés y quiere decir “la guerrera”.

Bebés acostados boca arriba en una cama con toallas de elefante y osito

Daniel/ Danielle: Es un nombre de origen hebreo que significa “Justicia de Dios” y proviene del hebreo Daniyyel.

Leonor / Eleanor / Leonora: Significa “Dios es mi luz”.

Elena: Significa “luz brillante y resplandeciente” y tiene raíces latinas.

Elías: De origen hebreo, su significado es “instrumento de Dios”.

Emilia: Es de origen latino (Aemilius) y significa “la que se esfuerza” o “la que es muy trabajadora”.

Emma: Es de origen germánico, significa “grande”, “fuerte”, “inmensa”, “poderosa”.

Ethan: Su origen es anglosajón y significa “firme”, “de larga vida”, “fuerza de Dios”.

Julián: Proviene del latín Iulianus que significa “proveniente de la familia de Julio”. También quiere decir “de raíces fuertes” y “perteneciente a Julio”.

León: Provienen del latín leo que significa literalmente “león”.

Lucas: Parece provenir del término latino lucius, que significa “luminoso” o “que resplandece”.

Bebés sentados en sillón con pañaleros grises, pañuelos blancos y una diadema en la cabeza

Lúa: Considerado una variante del nombre Luna. Por una parte, proviene de la palabra latina lucina, que significa “lo que brilla y reluce”.

Luna: Su origen se puede considerar latino porque proviene del mismo nombre luna. Sin embargo, también puede proceder del griego Leukos, que significa “luz o brillante”. Puede entenderse como “mujer que brilla como el satélite lunar” o “la luminosa”.

Mario: Mario es una variante masculina de María que quiere decir “el  que es amado por Dios” o “el elegido”.

Mía: Es un diminutivo de María y significa “la elegida”, “la amada por Dios”.

Nicolás: Es un nombre propio masculino de origen griego que significa “la victoria del pueblo”.

Noah / Noé: De origen hebreo en su variante en español. Deriva del término hebreo Noah, su significado es “descanso, paz, comodidad” o “el que es consolado”.

Oliver: Proviene del francés Olivier que significa “olivo”.

Santiago: De origen hebreo o latino; significa “Dios recompensará”.

Sebastián: Es un nombre propio masculino de origen griego que significa “reverenciar, honrar”.

Sofía: Proviene del griego y significa “la que tiene sabiduría”.

Valentina: De origen alemán que significa “mujer fuerte y con valor”.

©











Loading...