Imagina que empiezas un viaje. Un viaje que tiene forma de road movie. Imagina que coges una caravana y te lanzas a una travesía por el desierto, y que esta caravana se ha diseñado con la última tecnología con espacios cómplices para que puedas descansar y recuperar fuerzas. Piensa en unos días de acampada… diferentes. Una acampada más consciente que la que hacías de adolescente, planificada y mesurada. Escogiendo y seleccionando cada uno de los detalles. Llevándote el buen hacer y los materiales de la mejor calidad contigo. Una acampada llena de personalidad y con la ropa con la que siempre habías soñado: prendas confortables con un cuidado diseño. Piezas ligeras plateadas o con un estampado de camuflaje que te conecta más y mejor con el entorno.

El glamping reivindica la necesidad de juntar dos conceptos: el camping y el glamour. Dos términos que no tienen por qué viajar por separado. Y los diseñadores se ponen manos a la obra para ampliar la colección a artículos cada vez más variados y mejorados. ¿Recuerdas de la película Monrise Kingdom, de Wes Anderson? Ahora los niños han crecido, como la pareja protagonista, y siguen disfrutando de unos días en plena Naturaleza, junto a la orilla, improvisando bailes a la luz de la luna y abriendo los ojos al amanecer. Contamos con los mejores aliados. Un termo transparente con una vela en la base; un edredón naranja que puede mutar a gris; un sofá reclinable con la estructura ligera y los cojines del color de las hojas. El tiempo se para en estos momentos de paz, sin prisas, con opción de que pase cualquier cosa. A pocos kilómetros de nuestra casa o en la otra punta. En un lugar tan lejano como los bosques tailandeses. Y en una cabaña con todas las comodidades de nuestro hogar –o incluso más– y unas vistas frondosas e inolvidables.



Al otro lado puede suceder cualquier cosa y cualquier cosa puede ser vivida como un acontecimiento, incluso la más pequeña. Disfrutar de una puesta de sol, caminar hasta sentir las piernas cansadas o detenernos en medio de ninguna parte solo por el placer de sentirnos perdidos. La brújula puede ser una buena compañera, pero tampoco hay que acudir a ella constantemente. El lujo de lo desconocido. La pasión por la aventura. Crear vínculos más puros sin renunciar a las necesarias dosis de glamour que nos endulzan y nos alegran la vida. Carretera y manta weather-resistant.

©