Ylab Arquitectos entraron a un apartamento de 90 m2 en el barrio de Gracia (Barcelona) muy compartimentado y por tanto oscuro y muy cegado al exterior. El encargo de reforma se lo hacía una pareja noruega enamorada de la ciudad y del diseño, que supo intuir el potencial de su soleado patio interior cubierto de hiedra. Manos a la obra. Después de importantes modificaciones estructurales, se consigue un máximo aprovechamiento de la luz mediante la apertura de la fachada al patio y la recuperación de la galería original del piso para convertirla en un jardín interior.

La nueva distribución gira en torno a un espacio diáfano central en L, conectado a esa galería-jardín y al patio interior. En el interior se ubica el dormitorio, con un armario de madera de roble que integra un tocador con mesita abatible. Cuenta también con un baño al que también se accede desde fuera mediante una doble puerta. La cocina-comedor se desintegra en hasta cuatro sub-zonas distintas: la de fuegos y la de aguas, ambas en espacios contiguos dentro de un mueble al frente del espacio común; la zona de desayuno en un segundo mueble en ángulo, con espacio para pequeño electrodoméstico y sobre extraíble; y la de vinoteca/bar, en un tercer mueble más cercano a la sala. Todas ellas giran en torno al espacio central, amueblado mediante islas de mobiliario flexibles como la mesa de comedor y la zona de butacas, que se complementan y dan sentido mutuamente.

Esos espacios de la cocina están integrados en el mobiliario perimetral, fabricado en madera de roble claro y provisto con herrajes y sofisticados accesorios interiores Blum. Grandes puertas escamoteables ocultan los espacios abiertos de cocina, acabados en Neolith color blanco y en madera natural, y los grandes electrodomésticos de cocina. Los electrodomésticos vistos, como la campana Novy, se seleccionaron por su capacidad de integración con el mobiliario.

El salón también se fragmenta en una zona interior, amueblada con butacas y mesita de Carl Hansen, y en una semi-exterior dentro de la galería-jardín, con butacas Butterfly y mesita de Kettal. Ambas están equipadas por mobiliario de carácter móvil suministrado por Gunni Trentino, con decoración de Serax y Materia Barcelona. El despacho se divide en un puesto con ordenador junto al sistema de estantería mural de la sala, y en un escritorio abatible con almacenaje ligado a los armarios de la entrada.

La galería, con su doble carpintería hacia el exterior y el interior, se convierte en otro espacio de uso abierto que se puede usar de formas diversas. Dos grandes jardineras, enfrentadas y hechas a medida en la misma caliza natural que el pavimento, permiten ubicar un frondoso jardín que cuida desde la distancia gracias a la tecnología de riego Gardena Smart. La vivienda consigue un máximo espacio de almacenaje gracias al abundante mobiliario a medida de suelo a techo, que ocupa el perímetro de la vivienda y sustituye a las paredes divisorias. Los armarios se alternan con aplacados en laca color blanco marfil, que permiten enrasar las puertas batientes o esconder las puertas correderas, y así separar sutilmente los distintos ambientes. Ambos materiales combinan a la perfección con el pavimento de piedra natural caliza Capri protegida de Levantina, que refleja la luz natural y aporta calidez gracias a su precioso tono cremoso.

©






 

SUBSCRIBE:  DIY & Craft feed | Home & Garden feed Fashion & Style feed

 

Related Post: