Entra en este apartamento de lujo a bordo del yate residencial más grande del mundo, un proyecto a cargo del estudio Michael K. Chen Architecture (MKCA). Esta residencia sobre el mar servirá como casa de vacaciones a una familia formada por una pareja y sus dos hijos adultos, por lo que el estudio ha recurrido a mesas y camas que se pliegan para que el apartamento pase de uno a dos dormitorios con facilidad. 

Como punto de partida, MKCA investigó la fascinación de la arquitectura por el diseño náutico. Y en concreto, la creencia de Le Corbusier de que una casa debe ser “una máquina para vivir”. De esta forma, el estudio ha creado un espacio con dos dormitorios, dos baños, una cocina, un vestidor, una sala de estar… Nunca surcar los mares fue una experiencia tan hogareña.  

©











Loading...