Hace ya algunos años que se comenzó a hacer muy popular el uso de la copa menstrual como una alternativa sustentable para dejar de utilizar toallas sanitarias y tampones, que como sabemos son de un solo uso y a la larga contaminan demasiado al desecharse.

Y fue así como de un día para otro comenzamos a ver decenas de marcas que sacaban a la venta este nuevo producto con la firme promesa de que nos ayudaría a mejorar nuestro periodo menstrual y que, además de darnos comodidad, ayudaríamos al planeta al evitar esa contaminación mensual.

¿Qué es la copa menstrual y el Síndrome de Shock Tóxico?

Copa menstrual color rosa sobre hoja de planta

La copa menstrual es un recipiente fabricado con silicón quirúrgico que se inserta en la vagina de forma que pueda recoger el flujo menstrual. Gracias a los instructivos con que se vende este producto se sabe que puede estar dentro de nuestro cuerpo hasta por 12 horas, dependiendo de la abundancia del flujo.

Por otra parte, el Síndrome de Shock Tóxico (SST) es una afección mortal que se genera cuando bacterias ingresan a nuestro organismo y liberan sustancias nocivas o toxinas dentro de este.

Se puede contraer SST por el uso de la copa

Chica sosteniendo un tampon y copa menstrual

A pesar de que nunca antes se había presentado un caso de este tipo y se creía que el SST era exclusivo del uso de tampones (que deben cambiarse entre lapsos de 4 a 6 horas), una mujer francesa de 36 años, de nombre Sandrine Graneau, lo contrajo al usar la copa menstrual durante su periodo.

¿Cómo sucedió?

Tampon y copa menstrual y ramito de flores
Sandrine asegura que un día antes de ser internada en el hospital había tenido dolor abdominal y que se intensificaba rápidamente, pero los médicos creyeron que se trataba de cálculos renales y al día siguiente, cuando su presión era muy baja, fue oficialmente diagnosticada con SST.

El SST dejó grandes repercusiones en su cuerpo

Sandrine en silla de ruedas y le ayudan a colocarse las protesis de los pies

La chica permaneció internada en el hospital durante 3 semanas, en las que lamentablemente le fueron amputados ambos pies y 18 huesos de los dedos de las manos. Actualmente aprende a caminar con prótesis de pies.

No son tanto las bacterias las que son peligrosas como el daño que causa a los órganos. La toxina se propagó a mis riñones, mis pulmones, mi hígado y perdí mis pies.

—Sandrine Graneau

Investigar antes de usar

Fotografía de Sandrine Graneau sonriendo y usando gafas de sol

Graneau no recuerda a ciencia cierta cuanto tiempo llevó la copa menstrual dentro de su cuerpo, además de que cree que las mujeres deben tener mayor conocimiento e investigar a profundidad sobre este nuevo producto, ya que al ser un método sustentable y de ahorro a largo plazo existen marcas “piratas” que venden las copas a un precio mucho más bajo pero están hechas con materiales tóxicos o antihigiénicos.

Creó la organización Dans Mes Baskets

Fotografía de la organización Dans Mes Baskets

A pesar de la terrible experiencia que Sandrine sufrió, creó una asociación llamada Dans Mes Baskets (En mis zapatos) que tiene el objetivo de apoyar económicamente a personas que han sufrido amputaciones debido al SST y además crea conciencia sobre la condición y el uso de los productos de higiene menstrual que pueden provocarlo, para que se trate de manera responsable.

©









AirHelp Many GEO's


Loading...
Banggood WW