Estamos en un cambio de paradigma en muchos sentidos: nuestra manera de consumir, vivir y comprender nuestro mundo no es la misma que hace 10 diez años, ni siquiera que hace 5, así que no es de extrañar que con este escenario en constante evolución las grandes marcas se vean en la obligación de adaptarse rápidamente a las necesidades de los consumidores, y más importante aún, la sostenibilidad de nuestro planeta.

Las sillas de pino están disponibles en 6 colores diferentes

IKEA lleva años siendo pionera, demostrando tanto que se puede producir con conciencia a un precio razonable, como lo importante que es destacar en diseño sin renunciar a la funcionalidad. En esta línea se sitúa su nueva colección: INDUSTRIELL, un homenaje a lo imperfecto. El diseñador Holandés Piet Hein Eek ha ideado una seria de productos estéticos y funcionales que parecen hechos a mano, pero aunque nadie lo diría, producidos a gran escala.

Los platos con aspecto artesanal están disponibles en 3 colores

Conceptos en principio antagonistas como “artesanía” y “producción a gran escala” conviven en perfecto equilibrio en una colección que juega con los materiales y los preceptos de la marca en todos los sentidos. Se dignifica las irregularidades de la madera, se aplican diferentes moldes para la cerámica y las telas abrazan las imperfecciones.

INDUSTRIELL te da la oportunidad de crear tu propio cojín con paños de cocina

Nada de esto habría sido posible sin la sintonía adecuada entre Piet Hein Eek e IKEA y su filosofía de trabajo basada en la sostenibilidad y el máximo aprovechamiento de los materiales sin perjudicar el medio ambiente. Con estas bases bien asentadas se pudo experimentar trasversalmente con los pilares fundamentales del diseño democrático: vida en el hogar, innovación, materiales y emprendimiento. Hubo un fuerte empeño por parte de todo el equipo por usar todo lo que fuera posible de cada árbol. Y esto, aunque pueda parecer puntual, solo muestra la intención del gigante sueco por seguir creando en armonía con el planeta. Actualmente ya se produce según estrictos estándares con madera reciclada, pero su plan de futuro es llegar a 2020 solo usando madera sostenible.



El diseño irregular del jarrón y el acabado de la mesa son la firma de INDUSTRIELL

El diseñador holandés se enfrentaba al reto de reconvertir aquello que en fabrica entendían como un error, en un toque distintivo, y por tanto, valioso. El enfoque tenía que adaptarse a las particularidades de cada material. Por ejemplo, para los jarrones se diseñaron moldes artesanales que provocaban formas desiguales y para los textiles se sustituyo el bordado en línea recta por diseños hechos a mano que recuerdan a los antiguos telares rurales.

Dentro de la colección hay piezas realmente especiales, ya sea por su complejidad técnica o su genuino acabado. Es el caso de la silla de pino, tratada con materiales de primera calidad con mucho cuidado y respeto, está hecha para permanecer en el tiempo y formar parte de la personalidad de cada casa con sus colores y formas sutilmente irregulares. El mantra de “hecho a mano, producido en masa” -lema de esta colección- se percibe en las mesas duras e imperfectas, los platos con texturas y las originales lamparas de bambú que parecen sacadas de las profundidades de Vietnam.

Sillón imposible con marco de acero

Todo este trabajo es fruto de una maduración que apela a nuestra nostalgia y pide que nos reconciliemos con las bondades del tiempo. Ikea nos da por primera vez -aunque seguramente no será la ultima- la oportunidad atemporal de decorar nuestra casa para que sea única, no perfecta.

La producción en serie no elimina la autenticidad de los acabados

©









Booking.com WW


Loading...
Sunsky-online WW