Reformar una vivienda de estilo victoriano en Londres entre medianeras plantea un reto de equilibrio entre pasado y presente, y más cuando el proyecto implica ampliar el espacio disponible y se dispone de un presupuesto ajustado. Aprovechando que en este caso la vivienda original –que a pesar de estar bien distribuida solo tenía un dormitorio– se ubicaba en la planta baja, y por lo tanto podía crecer en el patio posterior, el estudio Hallett Ike optó por añadir un simple volumen que incluye un segundo dormitorio –que también se aprovecha como estudio– y un comedor con salida al exterior. El volumen se revistió con tablones de madera de alerce carbonizados a mano una vez instalados. Este acabado otorga al volumen adicional una pátina cambiante a lo largo del año –con matices plateados en los meses de invierno, y más cálidos en verano– y del tiempo gracias a su envejecimiento natural. Para los autores, su propuesta de reforma puede convertirse en un caso de estudio para otros residentes en Londres en la misma situación y con un presupuesto ajustado.

Suscríbete a nuestra newsletter para descubrir otros proyectos de reforma en casas urbanas.

©











Loading...