Lejos de las casa y proyectos de gran formato en los que se acostumbra a asociar al arquitecto brasileño Marcio Kogan, este piso de 140 m2 de superificie demuestra que las soluciones de autor no es cuestión de metros cuadrados. El Studio mk27, fundado por el propio Kogan y con sede en la ciudad de São Paulo, firma este proyecto de arquitectura e interiorismo que ha contado con el ingenuo de Kogan, junto con las arquitectas Diana Radomysler y Luciana Antunes.

El resultado es una vivienda que destaca por su personal apariencia elegante y cosmopolita, que se fundamenta en piezas de líneas minimalistas, muchas de ellas diseñadas ex proceso por el estudio encargado del proyecto. Y todo ello salpicado de obras de arte y piezas de mobiliario vintage que, bajo la rúbrica de nombres propios como Vico Magistretti, Gio Ponti o Jean Prouvé, entre otros, se han convertido en iconos del diseño del siglo XX.



Revestimientos de madera y una paleta cromática a base de tonos sobrios y oscuros, otorgan al ambiente una atmósfera densa y consistente que, más allá de la firmeza y el carácter que se desprende, resulta acogedor. Y todo ello en un constante juego de texturas y matices que brindan a la vivienda una dosis extra de elegancia y distinción. Sin muchas particiones, el espacio interior de la vivienda se organiza alrededor de dos grandes áreas: la zona de día, donde salón y comedor comparten un mismo espacio diáfano en el que se da cabida, también, a un rincón de trabajo y otro de lectura; y la zona de noche, presidida por un amplio dormitorio con baño, donde la ténue iluminación y la enigmática ambientación le otorgan un plus de privacidad y singularidad.

©









BookVIP WW


Loading...
Sunsky-online WW