“La sencillez y la contemporaneidad nos guían. De manera relajada, tenemos el ideal de crear piezas únicas, que no están sujetas a reglas. Pero siempre con detalles que conectan con la feminidad de cada mujer, de la mano de nuestros artesanos”, comentan desde la firma.

Selo fue fundada en la ciudad de São Paulo, en 1983, por la pareja Sandra Melo y Nathan Balbino. A lo largo de sus casi cuatro décadas de historia, la marca ha ganado notoriedad por fabricar diseños cómodos, duraderos y de autor. Sandra es ese tipo de diseñadora que cree en un universo atemporal y continuo. Imagina que en su día a día debe estar rodeada de piezas que vayan más allá de la estacionalidad de las tendencias. Por ello, Selo es el resultado de un trabajo maduro y original que se renueva en cada colección. Y el espacio que la representa es un digno reclamo de esta declaración de intenciones, y todo un remanso de paz.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER PARA CONOCER LO ÚLTIMO EN ARQUITECTURA Y DISEÑO

©











Loading...