Dormitorio principal

El dormitorio principal es una de las zonas en las que debemos relajarnos, de ahí que tenga que ser un espacio en el cual sentirnos tranquilos y a gusto. Es por eso que su distribución es muy importante, ya que tiene que ser un espacio funcional pero que también nos ofrezca amplitud para sentirnos relajados. La distribución suele ser sencilla pero vamos a ver cómo hacerla para no cometer errores.

La distribución del dormitorio principal debe pensarse con antelación para sacarle el mayor partido a esta parte de nuestro hogar, ya que es un lugar íntimo y de descanso en el que pasamos mucho tiempo. La distribución es una parte importante de cualquier estancia que nos ayuda a aprovechar mejor el espacio disponible.

La posición de la cama

Cama en el dormitorio

La cama es el principal mueble en el dormitorio y el que requiere toda la atención. Normalmente se pone la cama en el centro con el cabecero hacia una pared, de forma que podamos andar alrededor de ella con comodidad. Si vas a incluir más muebles como una cómoda o el armario piensa siempre en el espacio que debe quedar disponible para caminar alrededor de la cama de forma confortable porque es fundamental. Sin duda la posición de la cama es algo que resulta fundamental. También debe estar o frente a la ventana o paralela para poder disfrutar de buena luz natural y también de un paisaje si es que lo tenemos en nuestro dormitorio. Nos permite aprovechar la luz durante el día y si el paisaje es bonito poder verlo desde la cama con tranquilidad.

El armario

ARmario en el dormitorio

Normalmente los armarios son los muebles que más ocupan espacio dentro del dormitorio. Aunque antes se llevaban los armarios grandes y separados con el tiempo llegaron los armarios empotrados que nos permiten aprovechar más las paredes y los espacios para tener más almacenaje. Sin duda la mejor elección es la de tener un armario empotrado a un lado o frente a la cama, en una zona que nos permita tener espacio para la cama. Las mejores puertas para los armarios son las correderas ya que no nos restan espacio y no tendremos problemas a la hora de abrirlas. Por otro lado, si tienes un vestidor puede que seas de los afortunados que pueden prescindir de utilizar un armario en el dormitorio que reduzca tanto el espacio.

Muebles a medida o por módulos

Muebles modulares

Si quieres aprovechar mejor el espacio en tu dormitorio una de las cosas que puedes hacer es comprar algunos muebles a medida o comprar los que están hechos por módulos que también nos permiten adaptarnos mejor a los metros disponibles. En el dormitorio puede que necesitemos estanterías o incluso un escritorio si se trata de un dormitorio en el que también se trabaja. Es por eso que la mejor opción es comprar muebles que aprovechen cada centímetro de la mejor manera. Si tenemos que incluir este tipo de muebles puede que la cama tenga que estar en un lado para aprovechar más el espacio. Aunque todo dependerá de los metro cuadrados que tengamos en el dormitorio. Este consejo es perfecto para añadir baldas o estanterías en el dormitorio.

Una o dos mesitas de noche

Dormitorio principal

Las mesitas de noche son todo un clásico en el dormitorio porque nos permiten tener un pequeño mueble en el que guardar cosas como un libro o unas gafas o el despertador incluso. Así que siempre resultan útiles, pero para un dormitorio en el que solo hay una persona no tenemos por qué hacernos con dos mesitas de noche que nos van a ocupar mucho más espacio. Así tendremos más hueco para poner por ejemplo una silla o para dejar el espacio libre, ya que hoy en día tener sensación de espacio en los cuartos es algo muy importante. También cabe la posibilidad de comprar un cabecero minimalista que ya tenga una balda a modo de mesita de noche para ahorrarnos este pequeño mueble que al fin y al cabo nos ocupa centímetros en el dormitorio.

Añadir una cómoda

En el dormitorio a veces viene una cómoda como un mueble adicional pero no siempre nos resulta útil o tenemos por qué utilizarla. Si esta se pone al lado de la cama puede llegar a robarnos espacio disponible, algo que no queremos, por lo que debemos plantearnos si realmente queremos tener este mueble de almacenaje en nuestro dormitorio. La mejor opción para todo el almacenaje es la de tener un gran armario empotrado o un vestidor, de forma que nos podemos ahorrar este mueble. A la hora de comprar todos los muebles para nuestro dormitorio hay que pensar bien el espacio que tenemos y hacer un dibujo con las ideas sobre la distribución de cada mueble para saber qué es lo que podemos añadir  y lo que no. En este caso puede ser un mueble prescindible.

©











Loading...