Limpiar cristales

Limpiar las ventanas es una tarea bastante difícil que solemos dejar para la temporada de primavera, puesto que es cuando el tiempo acompaña y cuando más nos van a durar limpias. Por eso os vamos a dar algunos consejos para limpiar ventanas, para que podáis disfrutar de una casa totalmente acogedora.

Tener unas ventanas limpias es algo fundamental para que nuestro hogar parezca ordenado y bonito y para que pase la luz del sol por ellas. Son una parte de nuestra casa que no limpiamos constantemente pero que se debe limpiar con cierta frecuencia, sobre todo en lugares en los que llueve, ya que suelen quedar marcadas con surcos.

Cuándo limpiar las ventanas

La limpieza de ventanas puede hacerse de forma intensa unas dos veces al año para luego realizar un mantenimiento sencillo en limpieza a lo largo de los meses. Es mejor limpiar las ventanas cuando comienza la primavera, pues lloverá menos y se mantendrán limpias mucho más tiempo. Además, se deben limpiar las ventanas cuando no les da directamente el sol, pues con el calor se pueden secar demasiado rápido dejando surcos que hará que tengamos que volver a limpiarlas.

Qué material necesitamos

Limpiar ventanas

A la hora de limpiar las ventanas necesitaremos algún tipo de material. En principio con una solución jabonosa y un caldero en el que poder tener agua para el aclarado será más que suficiente. Hay quien prefiere no usar químicos y utiliza ingredientes como el vinagre blanco o el limón. Para limpiar los cristales también necesitamos una bayeta suave para evitar estropear el cristal. Si contamos con un escurridor para quitar el exceso de producto terminaremos mucho más rápido. También hacen falta algunos trapos para secar los cristales. En muchas ocasiones lo que se utiliza es papel de periódico, porque deja todo muy limpio y no raya las superficies.

Pasos a seguir

Limpiar cristales

Lo primero que debemos hacer es utilizar un poco de agua con jabón con una bayeta o una esponja suave, para retirar la suciedad de las ventanas. Debemos limpiar bien, sobre todo en las zonas de las esquinas, que son las que suelen quedar algo sucias. Una vez hayamos limpiado todo, tenemos que retirar el exceso de producto, algo que se puede hacer con un pequeño escurridor o en su defecto con una bayeta y agua.

Cuando en las ventanas solamente quede un poco de agua debemos utilizar un trapo de algodón limpio que no deje residuos o polvo. Para eso también es muy bueno como hemos dicho el papel de periódico. Pero si no contamos con él siempre podemos utilizar una pieza de algodón. Debemos secar bien y fijarnos en que no queden restos de suciedad.

Si nos han quedado partes con suciedad podemos utilizar en este caso un poco de limpiacristales, que es una solución alcohólica, para retirar esas manchas. Este tipo de productos son perfectos para poder limpiar los cristales de forma general en el día a día.

En caso de que también tengamos que limpiar el aluminio e incluso el alféizar, pues podemos usar otro caldero con agua y limpiarlos antes de los cristales. Los pasos serían los mismos, para conseguir que todo quede limpio y brillante.

Qué ventanas son mejores para limpiar

Aunque casi todos contamos con ventanas estándar de aluminio, lo cierto es que las que más ventajas nos pueden aportar a la hora de limpiarlas son las oscilobatientes. Estas ventanas se pueden abrir en dos sentidos. De esta forma podremos limpiarlas en su totalidad sin tener que desmontarlas, algo que no nos pasa con las normales que se deslizan hacia un lado. Es por eso que si vamos a cambiar las ventanas es mejor plantearnos el poner unas de este tipo.

Consejos para limpiar las ventanas

Limpiar ventanas

Aunque limpiar ventanas puede parecer sencillo no siempre lo es. Hoy en día podemos encontrar todo tipo de materiales con este fin, incluso algunos limpiadores que nos permiten limpiarlas por fuera sin desmontarlas. Debemos tomar todo tipo de precauciones y nunca debemos asomarnos hacia fuera o subirnos a un taburete mientras se encuentran abiertas. Es importante que a la hora de limpiar ventanas también tengamos en cuenta la seguridad. Si tenemos que desmontarlas es mejor pedirle a otra persona que nos ayude, pues podrían caer por su peso. Debemos retirar también las cortinas para que no se ensucien o bien aprovechar directamente para lavarlas y así tener todo a punto para los próximos meses.

Cuando limpiamos ventanas siempre debemos hacerlo a fondo como dos veces al año. El resto del tiempo podemos darles un simple repaso con un trapo de algodón o de fibra y con un limpia cristales. Con estos gestos mantendremos de forma sencilla los cristales limpios. También hay quien usa un poco de agua con vinagre y limón para limpiarlos al tiempo que ofrece un poco de aroma al hogar.

©









Agoda WW


Loading...
Rosegal WW