Pintar paredes

Hay muchísimas formas de pintar una habitación. Pintar un espacio de forma clásica o bien con algunas ideas originales que sean mucho más creativas. Además, las pautas para pintar una habitación son siempre las mismas. Esto es algo que podemos hacer nosotros mismos para disfrutar de una casa renovada por dentro.

Veremos cómo pintar una habitación, ya que es habitual querer cambiar la pintura de las paredes en el hogar. Es una forma de cambiar aspectos sencillos de la decoración sin gastar demasiado, por lo que podemos encontrar ideas muy variadas.

Cómo pintar una habitación de forma sencilla

El proceso de pintar una habitación pasa por comprar todo el material necesario. Se pueden comprar plásticos para tapar todo el mobiliario o bien utilizar sábanas viejas. También hay que comprar una buena pintura de calidad, rodillos, pinceles para las esquinas y cubetas para la pintura. Una escalera nos puede ayudar a llegar a los sitios más altos. Además, es bueno utilizar ropa adecuada como una funda, gafas protectoras y mascarilla. La cinta de carrocero puede servir para cubrir los marcos de las puertas y ventanas, para evitar pintarlos.

Elegir el color para la habitación

Pintar una habitación también pasa por elegir el color adecuado para cada estancia. Podemos guiarnos por los gustos de la persona pero también hay que tener en cuenta la funcionalidad y las tendencias. En la actualidad lo que se lleva es la sencillez, el blanco total como base para todo, de forma que las habitaciones resulten diáfanas y claras. Si el blanco te parece demasiado aburrido, puedes optar por tonos claros como el beige, el rosa claro o el azul cielo. Los tonos empolvados son una gran opción que no resta luz y que nos sirve para dar algo de colorido a las estancias, centrándonos en bellas tonalidades.

Pinta solamente la mitad

Paredes bicolor

Cuando decimos que pintes solamente la mitad, nos referimos a la mitad de la pared, para dar un efecto muy especial. En este caso podemos utilizar incluso colores que sean más oscuros, ya que la otra mitad de la pared suele ser en color blanco. Así podremos poner algunos cuadros que destaquen en la zona blanca y muebles con tonos blancos en la otra. Este contraste hace que podamos decorar estas zonas de forma diferenciada y que aunque utilicemos un tono fuerte no nos reste luz gracias al blanco.

Usa unas líneas

Líneas en las paredes

Utiliza varios tonos que pueden ser de un mismo color, es decir, de un azul podemos usar azul claro y azul más fuerte en varias tonalidades. Con una cinta de la que usamos para tapar los marcos de las puertas podemos crear unas líneas perfectas en las paredes y pintar una zona u otra. Así nos quedarán partes pintadas con un tono y otras con otro tono, destacando la pureza de las líneas. Es una idea que hemos visto en numerosas ocasiones y que resulta perfecta para lugares como la sala o para los dormitorios.

Usa pintura al agua

Pintura de acuarela

Si lo que deseas es que todo tenga un toque bohemio y muy desenfadado, puedes escoger el efecto de pintura al agua. Las paredes de este tipo nos recuerdan a esos bonitos cuadros pintados con esta técnica. son como paredes de acuarela que tienen una textura diferente e informal. Es una idea un poco más difícil de llevar a cabo, pero sin duda puede hacer que nuestras paredes terminen siendo las más creativas.

Paredes con formas geométricas

Formas geométricas

Hay muchas ideas originales a la hora de pintar las paredes del hogar. Una de ellas, que además es tendencia gracias a estilos como el escandinavo, es la de utilizar formas geométricas para las paredes. Es algo original aunque puede llegar a cansar, sobre todo si utilizamos colores fuertes. Pero para lugares como una oficina en casa puede ser un toque realmente divertido y especial, para distinguir esta zona de otras.

Utiliza pintura de pizarra

Pintura de pizarra

La pintura de pizarra es una pintura especial que se puede usar para las paredes y que al final nos crea un efecto pizarra sobre el cual se puede escribir. Esta pintura es fácil de utilizar, aunque el tono negro resta luz, por lo que no se puede usar en grandes superficies. No obstante es una gran idea para poner en una zona de la pared en la cocina o en el cuarto de los niños. Así podremos utilizar las tizas sobre ella y pintar una y otra vez en las paredes.

Usa plantillas

Las plantillas pueden ser un increíble recurso si queremos que las paredes tengan algo original. Hay plantillas de todo tipo, desde las que imitan hojas a aquellas que tienen forma de lunares. Incluso tú puedes hacer tus propias plantillas con un patrón único con algunas cartulinas. Las usas y al ponerlas sobre la pared aplicas la pintura y solo pintas la parte que has recortado en la cartulina.

©











Loading...