Imagen: foto-1.jpg

Hay veces que tenemos un material con el que nos gustaría
tejer ese patrón tan mono que acabamos de ver. Vas a mirar la etiqueta de los
ovillos y ¡sorpresa! el grosor no es el mismo que el que se indica en el
patrón. Para que el grosor de tu lana no sea un impedimento para tejer el
patrón que quieres, te damos unos tips en este post.

En todos los patrones, normalmente al comienzo, viene un
apartado llamado: muestra de orientación, muestra de tensión o gauge (para los
patrones en inglés). Éste es tremendamente útil ya que nos indica que con un
punto determinado (si el patrón está hecho con uno específico te indicará ése):
X puntos y X vueltas te darán unas dimensiones de 10 cm x 10 cm.

La muestra de orientación es lo primero que debes hacer
siempre antes de comenzar un nuevo proyecto, te ayudará a darte una idea de las
dimensiones finales, ya que cada uno tejemos con una tensión determinada. Hay
gente que tiene el “punto flojo” y, aunque utilice los materiales que el patrón
indica, la muestra de orientación le puede salir un poco más grande, o al
contrario, si teje un poco “apretadito” le dará unas dimensiones más pequeñas.

Por eso te recomendamos que sea éste el primer paso por el
que empieces tu nuevo proyecto, máxime si el material que vas a utilizar no es
con el que está tejido el patrón. Te ahorrará muchos quebraderos de cabeza
después y muchos momentos de tensión deshaciendo. Es preferible que la muestra que tejas tenga un número de puntos y
vueltas mayor que la que te indica la muestra del patrón para poder contar los
puntos mejor
.

Ahora bien, he tejido mi muestra de orientación y: ¿cómo
puedo adaptar las dimensiones?

ALTO

Imagen: foto-2.jpg

  1. Mira el largo de la pieza de la
    prenda que quieras calcular. Para el ejemplo, vamos a suponer que son 50
    cm.
  2. En la muestra que tú has tejido:
    cuenta las vueltas que has hecho en 10 cm. En la imagen superior te hemos
    marcado el alto total de la muestra, y el número de vueltas que entran en
    10 cm (dentro del recuadro negro).
  3. Ahora vamos a calcular las vueltas
    que debes tejer con tu material para que te dé el alto de la pieza. Para
    ello multiplica los centímetros que quieres conseguir por el número de
    vueltas que entran en 10 cm en tu muestra. El número resultante divídelo
    por 10 que son los centímetros de la muestra:

Vueltas = 19 vueltas (de la muestra que has tejido) x
50 cm (medida del largo de la pieza)

10 cm

Esto nos daría como resultado que: para tejer tu pieza de
50 cm de alto, hay que tejer 95 vueltas.

Imagen: foto-3.jpg

Dependiendo del punto que utilicemos necesitaremos más o
menos vueltas. La muestra de la imagen superior está tejida con punto alto y, siguiendo
la operación anterior: para tejer 50 cm de alto sólo había que hacer 45
vueltas.

ANCHO

Al igual que hicimos con el alto, vamos a calcular el
ancho.

Imagen: foto-4.jpg

  1. Mira en el patrón el ancho de la
    pieza que quieres tejer. Para el ejemplo, vamos a suponer que son 50 cm.
  1. En la muestra que tú has tejido:
    cuenta los puntos que has hecho en 10 cm. En la imagen superior te hemos
    marcado el ancho total de la muestra y el número de puntos que hemos hecho
    en 10 cm (dentro del recuadro negro).
  1. Ahora vamos a calcular los puntos
    que debes tejer con el material que estás utilizando para que te dé el
    ancho de la pieza:

Puntos = 16 puntos (de la muestra que has tejido) * 50
cm (medida del ancho de la pieza)

10 cm

Esta operación nos dará como resultado que: para tejer tu
pieza de 50 cm de ancho, hay que tener 80 puntos.

Puedes utilizar estas reglas de tres cuando uses una lana
diferente a la del patrón o cuando tu tensión sea diferente a la indicada y
quieras adaptar el patrón a tu tensión.

¡Esperamos que este post te haya sido útil para que no
haya patrón que se te resista!

Estás leyendo el post Cómo adaptar un patrón de crochet appeared first on The Blog – ES.

©











Loading...