Estilo industrial

El estilo industrial es uno de los que más se han utilizado en los últimos años y sigue siendo tendencia ahora mismo. Es un estilo que se inspira en el mundo industrial, en los loft de Norteamérica que eran antiguas fábricas y fueron renovados con los elementos originales. Todo nos habla de una época industrial en donde los materiales son importantes, pero también los colores.

Vamos a descubrir cuáles pueden ser los colores del estilo industrial, un estilo con mucha personalidad que podemos añadir en nuestro hogar. Cada estilo dispone de unas tonalidades que son las que más combinan con sus elementos y lo mismo ocurre con el estilo industrial.

Marrones

Tonos marrones

En el estilo industrial nos encontraremos muchas veces con colores oscuros debido a que la etapa industrial utilizaba mucho este tipo de colores en los materiales, puesto que eran piezas funcionales y de trabajo y los espacios así disimulaban la suciedad. Es por eso que nos encontramos con muchos tonos marrones. Por ejemplo, los muebles de madera de los estilos industriales suelen utilizar colores marrones de madera más oscura, el cuero envejecido en marrón también es un clásico y las paredes de ladrillo también. De esta forma nos encontramos con una amplia gama de marrones y tostados en este tipo de ambientes industriales que vienen dados por los materiales utilizados.

El color negro

Color negro

Aunque este estilo a veces puede parecer demasiado oscuro, lo cierto es que hay tonos que son típicos para crear ese ambiente industrial. El negro también se cuenta entre ellos, ya que es un tono que podemos ver en el metal y otros elementos. El color negro y el marrón hacen que este estilo se haya relacionado más con los gustos masculinos, aunque siempre podemos contrarrestar el efecto utilizando otros tonos claros. El color negro se suele usar en el estilo industrial en metales, lámparas o incluso en algunas paredes, aunque hay que tener cuidado con él para no encontrarnos con un espacio demasiado oscuro.

El color beige

Colores beige

Si queremos un estilo industrial sin que nos robe luminosidad puede que tengamos que optar por tonos que son más claros. Puedes utilizar el marrón o el negro en pequeñas dosis y usar madera más clara con tonos beige. El beige es un color bastante neutro que difícilmente pasa de moda, pero es que además es un tono fácil de combinar que aporta calidez y luz a los ambientes por lo que es muy recomendable. Puedes utilizarlo en suelos de madera claros, en textiles o paredes.

Tonos metalizados

En el estilo industrial se utilizan muchísimo los muebles o piezas de metal como lámparas. El metal se convierte en un imprescindible en este estilo con muebles que tienen patas metálicas, lámparas tipo foco, tuberías al aire y estanterías de metal. es por eso que los tonos metalizados también suelen ser protagonistas. Aunque el metal se puede pintar de muchos tonos también podemos dejarlo con el bonito color cobre que además es tendencia, en tonos dorados o plateados. Un lugar en el que se suele ver mucho esto es en los baños de estilo industrial, los cuales dejan las tuberías al aire con tonos como el dorado o el cobre, llamando la atención sobre ellas.

Color gris

Color gris

El color gris forma parte de los ambientes industriales pues se utiliza en muchos materiales como el cemento. Es por eso que se trata de otro color que puede llegar a formar parte de manera habitual de los ambientes industriales. Los colores grises además son tendencia y nos gustan porque dan mucha elegancia a los espacios. Si no quieres que el espacio pierda demasiada luz, lo que tienes que hacer es utilizar un tono claro de gris como el gris perla. Con este tono neutro conseguiremos crear ambientes especiales y con un toque igualmente industrial. Mezcla un suelo gris con una pared de ladrillos y un sofá de cuero y verás cómo estos tonos neutros combinan y crean un estupendo espacio de estilo industrial.

El color blanco

Color blanco en el estilo industrial

Aunque los tonos blancos no están muy presentes en los ambientes industriales, hoy en día podemos ver muchos en los que los mezclan con los tonos más oscuros para dar algo de luz. El uso del blanco es tendencia aunque en un ambiente que quiere ser industrial no debería ser el protagonista. Podemos utilizarlo en alguna pared, en unos muebles o en textiles para así conseguir mayor luminosidad. Es un tono muy versátil que siempre queda bien en cualquier estilo que utilicemos.

Otras tonalidades

Tonos rojos

Hay otros tonos que podemos añadir en los ambientes industriales aunque se encuentren representados en menor medida. Nos referimos a colores como el rojo, un tono intenso que se suele ver en este estilo pero en pequeñas dosis como en unos cojines, un cuadro o una lámpara. Otros colores a añadir para dar más alegría a estos espacios pueden ser el verde o el naranja.

©











Loading...