Abuelitos venden todo para viajar por el mundo; ya han recorrido 83 países

Debbie y Michael Campbell, originarios de Seattle, Estados Unidos, son una pareja de jubilados poco normal, pues desde siempre les ha gustado la vida estilo nómada. Vivieron cinco años en Londres y ahora quisieron probar algo más grande: viajar por el mundo.

Esta aventura comenzó seis años atrás, luego de que ambos llegaron al acuerdo de vender su casa, su auto y hasta cerrar su ciclo laboral, pues Michael renunció a su trabajo como organizador de eventos deportivos y Debbie cerró su empresa de publicidad y diseño gráfico.

Debbie y Michael Campbell, pareja mayor de viajeros con maletas

En su cuenta de Instagram han compartido su historia en este recorrido de inicio a fin. Su itinerario comienza al planear, con hasta un mes de anticipación, el próximo destino; se hospedan en Airbnb, ya que es más barato que un hotel y pueden costear más viajes. Han recorrido más de 275 ciudades de 83 países.

Para llevar adelante este estilo de vida es muy importante tener y mantener una metodología de los viajes y planificar todo de acuerdo con el presupuesto.

Debbie y Michael Campbell delante de un muro en los viajes por el mundo

Cuando comenzaron su periplo en 2013, elaboraron una lista con 36 países que querían conocer, adaptando un presupuesto para llevar a cabo el proyecto. Luego de hacer cálculos, se dieron cuenta de que podrían viajar constantemente utilizando los fondos que necesitaban para vivir en Seattle.

Sin embargo, a pesar de que la pareja está en diferentes lugares por lo menos cada semana, se dan a “la tarea de vivir, no estar de vacaciones”; es decir, en cada ciudad a la que llegan utilizan el transporte público, cocinan y lavan ropa.

Debbie y Michael Campbell,pPareja de viajeros en las escaleras piano en Chile

Aunque ya habían estado en América del Sur (específicamente en Perú y Chile), la semana pasada visitaron Argentina por primera vez, donde solo pasaron 10 días, pero fueron suficientes para que desearan volver. En su recorrido visitaron el centro porteño San Telmo, Recoleta, Palermo, La Boca, y pasaron un día en El Tigre.

Viajar nos deja una enseñanza todos los días; además, para ser feliz no hay edad.

©






Loading...