Abuelito pasa por el panteón y manda besos todos los días a la tumba de su esposa



Cuando das con el amor de tu vida no hay nada que pueda separarlos, ni siquiera la muerte. La conexión creada es tan grande que el cariño no se olvida ni se pierde.

Este hombre es el claro ejemplo de que el amor verdadero es eterno: todos los días aborda el autobús para ir a trabajar y cuando pasa frente al panteón, en donde está sepultada su esposa, le lanza un beso.

Viejito con uniforme de la policía municipal viajando en el transporte público

John Walas, un usuario de la ruta, veía todos los días al anciano realizando la misma acción y siempre era en el mismo punto: el cementerio. Lo hacía sin excepciones y John quería saber la razón.

Viejito con uniforme de la policía municipal viajando en el transporte público

Después de observarlo por un tiempo, un día se atrevió a preguntarle por qué lo hacía y la respuesta lo conmovió:

El beso es para mi esposa, porque la extraño mucho.

La esposa del hombre había fallecido y estaba sepultada en el cementerio por el que pasaban todos los días, pero la muerte no era una excusa para dejar de demostrarle su amor.

Ve aquí el tierno momento

©