Todo puede mejorar, ese es el mantra que IKEA nos sugiere que debemos aplicar cuando hablemos de nuestro hogar. Siempre hay un rincón rebelde que gana la batalla del desorden y se resiste a ser decorado, pero no todo está perdido, sobre todo si por nuestra parte hay voluntad de cambiarlo. Lo primero que hay que hacer es quitarse de la cabeza la anticuada idea de que decorar es caro. Cuando se improvisa es más probable acabar gastando más dinero del que se quiere, pero siempre y cuando se tenga un plan y un presupuesto ajustado no deberíamos llevarnos ningún susto.

A veces la zona conflictiva de la casa, aunque importante, va perdiendo peso en cuanto a habitabilidad y se convierte en algo menos que un rincón: un recibidor oscuro, un comedor desaprovechado o un trastero lúgubre, estos son algunos de los espacios más típicos que se acaban convirtiendo en escenarios perfectos para el museo de los horrores. Nuestra percepción puede cambiar radicalmente con unos sencillos pasos: la disposición de los muebles, añadir colores vivos o una iluminación diferente. El único limite es la imaginación y ningún espacio escapa a ella.

Al final todos estos consejos buscan mejorar nuestra sensación dentro de casa porque al final es donde pasamos la mayor parte de nuestras vidas, exactamente una media de 15 horas al día, lo que significa que somos una sociedad muy hogareña que adapta su vida social y de ocio en torno al calor de la casa. El ritmo de vida actual suele ser agotador y descontrolado, por eso los expertos recomiendan que siempre que sea posible mantengamos orden en aquellos aspectos de nuestra vida donde tengamos un papel activo, especialmente en el hogar ya que notaremos como mejora nuestro humor, el tiempo de descanso y la calidad de vida. Ya se sabe, como en casa en ningún sitio.

©




 

SUBSCRIBE:  DIY & Craft feed | Home & Garden feed Fashion & Style feed

 

Related Post: