Los huecos de las ventanas son tradicionalmente uno de los puntos críticos de la casa cuando se trata de mejorar su eficiencia energética, porque es a través de ellas donde se produce el intercambio de luz y temperatura entre el interior y el exterior. Aunque los modelos actuales han mejorado enormemente su capacidad de aislamiento térmico y acústico, siempre puede hacerse algo más para aumentar sus prestaciones; algo que obviamente es fundamental si queremos seguir disfrutando de una ventana instalada ya hace tiempo.

El Centro de Investigación y Recursos y Consumos Energéticos (Circe), coordinador en España del proyecto europeo Tribe (Training Behaviours towards Energy Efficiency, enseñando hábitos de eficiencia energética), ha publicado una guía digital (de acceso gratuito, aunque en inglés) que incluye hasta 250 medidas de eficiencia energética dirigidas tanto a los usuarios como a los propietarios y operadores de edificios.

La guía repasa desde las actuaciones más sencillas –­por ejemplo, cómo utilizar apropiadamente persianas y ventanas­, tema de este artículo– hasta otras mucho más complejas. El objetivo de todas ellas es, en todo caso, promover un cambio de actitud de los usuarios hacia un comportamiento más eficiente.

Seis de los socios participantes en el proyecto Tribe, coordinados por Circe, han desarrollado además un videojuego en el que los usuarios pueden aplicar las 250 medidas incluidas en la guía y entender en términos de energía los impactos que sus acciones diarias ocasionan en el rendimiento energético de los edificios. Uno de los valores más destacables del videojuego reside en que su funcionamiento se basa en datos reales, ya que el motor de simulación se alimenta de la información real recogida en cinco edificios piloto que participan en el proyecto como demostradores.

©




Related Post: